¿Ateísmo antirreligioso del Ministro de Educación de Costa Rica?

Publicado en por Ilan

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d5/No_cross.svg/600px-No_cross.svg.png

 

Costa Rica, el país centroamericano al que tengo orgullo de pertenecer, tiene un porcentaje de casi 90% de población teísta y fue el lugar de una acometida ideológica contra ésta mayoría poblacional creyente.


El actor de tal ataque, fue nada más y nada menos que el MINISTRO DE EDUCACIÓN del país. Aunque ciertamente éste título parece ser más simbólico de la cuenta en el señor Leonardo Garnier, pues si la educación va de la mano con la convivencia sana y en paz, más aún siendo una figura pública de gran envergadura y “consagrado” al tema educativo; considero que entonces el título le quedó muy grande, si hablamos con más objetividad.


Esto, porque el buen modo, y sobre todo, el respeto a la creencia en el Dios a quién la mayoría de la población de nuestro país ora, como que se le olvidó a éste señor. Y sin pensarlo, publicó una entrada en su blog personal, que consternó a la población teísta costarricense.


Y es que si bien, éste artículo no es reciente, parece que hasta ahora sale a la luz y como que le había permanecido bien “guardadito” al ministro.


El escrito relativamente pequeño, contiene frases como:

 


[…] Santificado sea tu nombre. Curiosa ofrenda: santificado sea tu nombre cuando no sabemos siquiera cuál es tu nombre. ¿Guillermo, Jorge... o tal vez Carmen? […] Danos hoy nuestro pan de cada día. Bonita cosa: ¡pan! A estas alturas del siglo veinte ¿veintiuno? sí, pero la fuerza de la costumbre es fuerte, aunque ya sólo el mal recuerdo nos queda del finado siglo veinte, a estas alturas y nos venís con ‘pan’... ni siquiera pan con mantequilla, o un poco de queso tierno...[…] (Garnier 2004 párr. 1)

 


Y eso es sólo una muestra. ¿Que debemos pensar acerca de todo esto?


Que las actitudes del ministro, parecen, además de olvidarse de lo que es la tolerancia y la no provocación reales, reflejan las contradicciones típicas de cualquier ateímo antirreligioso.


Y lo descubrimos al analizar otro de sus escritos, donde se aboga abiertamente por la tolerancia y evitar la provocación.

¿Quieren conocer lo que escribió el señor Garnier sobre la tolerancia y la provocación para después salir con un artículo ofensivo para la mayoría de la población costarricense? Pues veamos.

El emotivo artículo se titula: “Entre la provocación y la intolerancia” (Bonitas palabras que parecen no pasar del papel)

En las primeras líneas, como dije anteriormente, defiende la tolerancia, y el evitar las provocaciones, luego escribe:


El caso más reciente y aparentemente más ridículo – aunque tal vez, bien leído, el más profundo – es el desbarajuste de escala mundial que se ha armado por la no muy inocente publicación de unas caricaturas ofensivas de Mahoma en el diario de mayor circulación en Dinamarca (y cuando digo ofensivas, quiero decir muy ofensivas: como presentar a Mahoma con una bomba por turbante, en una clara insinuación de que el terrorismo es consustancial al Islam). (Garnier 2006 párr. 2)


¡Por amor a la ley de no contradicción!. ¿Qué cree que fue lo que usted hizo con la publicación sobre el Padre Nuestro, señor ministro? ¿Acaso no fue una muestra de lo mismo que está mencionando sobre esas personas que parodiaron a Mahoma, el profeta más importante del Islam?


¡Por favor! Al menos un poco de coherencia.


 A éstas alturas, con tanta defensa a una tolerancia un poco parcializada e hipócrita por parte de ciertos sectores del país, saltan a la vista cosas como esta.


Que son nada más y nada menos las consecuencias de un pensamiento que no se sostiene cuando se lleva a las últimas consecuencias: el ateísmo antirreligioso. Con su afán por secularizar el mundo, y vivir el cuasi paraíso ateo “polpotense”.


En nombre de toda la población teísta de Costa Rica, solicito respeto para mi país, porque el país es más que un nombre, y lo forma la población, en donde el marco teológico importa, y ha importado desde que el hombre tuvo las funciones intelectuales necesarias para unirse en torno a una cosmovisión que llega a ser sagrada, por medio de lo que el cristianismo llama Revelación Natural en el universo, y la Revelación Especial, por medio de la figura de Jesús.


Al ofender usted el cristianismo, con este disque cuento (porque ahora resulta que ese es el pretexto) se está rebajando a la altura de aquellos del diario de Dinamarca que parodiaron a Mahoma.


La oración del Padre Nuestro, ha sido símbolo de paz, símbolo de amor al prójimo, de perdonar, y de tantas cosas sublimes, que el sentimiento de disgusto al leer una blasfemia de esa magnitud, es bastante grande.


Y finalmente, el Padre nuestro es más aún que el simbolismo para una convivencia en paz. El mismo, trasciende cualquier estrato terrenal, para convertirse en un legado de Aquel por medio del que El Padre se dio a conocer, para los que orgullosamente profesamos un teísmo cristiano.


No puede ser, que en un gobierno existan jerarcas que lleguen a contradecirse de ésta manera afectando a tantos, y sobre todo, a irrespetar las creencias de su población en general, que sean compartidas por el ministro o no, representan la verdad del mundo para aquellas personas.


Actitudes como las del ministro, me hacen pensar que el postmodernismo es una realidad verdaderamente alarmante que abraza al mundo actual, llegando hasta las mentes de aquellos a los que se le confían puestos abiertamente significativos para la sociedad.

 

Referencias


Garnier, Leonardo (2004). Y amén. Recuperado de http://www.leonardogarnier.com/articles/cuentos-y-poes/y-am-n-195 el 26 de setiembre de 2012


Garnier, Leonardo (2006). Entre la provocación y la intolerancia. Recuperado de http://www.leonardogarnier.com/articles/subversiones/entre-la-provocaci-n-y-la-intolerancia-601 el 26 de setiembre de 2012

Comentar este post

Ansem el Sabio 10/05/2012 12:19

Suele pasar que, cuando dos ideas contrarias chocan, cada una se encierra en sí misma para afianzar su posición. Eso se llama esencialismo. Creo que es importante recordar que somos lo que somos
(en este caso, teístas) no porque el "otro" esté equivocado, sino porque posee un arraigo racional, lógico, histórico, empírico etc. .
En el caso del ministro del que hablas, es un ejemplo claro de lo que acabo de comentar. No obstante, y teniendo en cuenta alto porcentaje de teístas que hay allí, no sería de extrañar que hubiera
irrespetuosidad en torno a los ateos, lo que explicaría ese ateísmo antirreligioso que profesa el ministro.