Existencia de Dios - Argumento Etico

Publicado en por logicateista.over-blog.es

 

Etica-.jpg

 

 

Durante muchos siglos, la existencia de una ley moral natural y universal, que obliga a todos los hombres, no se puso en duda. En el siglo XIX empieza la idea opuesta de que la ética es un condicionamiento social y como tal, es relativo y subjetivo. Al final ha llevado a una concepción relativista de la ética. Se reduce al consenso de la mayoría o , a veces, a las preferencias más o menos emotivas personales.

En realidad, la ética constituye un modelo racional análogo a los modelos científicos y relacionados con los más amplios filosóficos.Se parte de unos axiomas ético universales y se aplican reglas de deducción para llegar a imperativos prácticos. Si no admitimos ninguno de estos axiomas, la ley ética se cae por su base; pero si mantienes un solo axioma ético, eso implica renunciar al relativismo.

En la práctica es lo que ocurre. El relativismo es más una pose intelectual que algo que realmente se practique. Los más tozudos defensores del relativismo acaban siempre afirmando que sus posiciones éticas son mejores que las de otros tiempos, crítican todo lo criticable en cuanto a las conductas de la gente pertenciente a religiones a las que atacan. Luego defienden que tenemos que cambiar y adaptarnos a la opción ética del mayoría.

Al seguir ese camino, lo que hacen es decir que todo es relativo en ética, EXCEPTO que eso que afirman sobre la ética. Así ya empiezan una contradicción. Y no sólo eso, suelen defender ya uno o varios axiomas éticos universales.

-Afirmar superioridad de una ética que otra.

-Insistir en obligaciones para todos.

-Defender que hay que aceptar la decisión de la mayoría.

-Defenderse contra abusos aludiendo a valores éticos que están por encima de las preferencias subjetivas y personales del que les perjudica.


El relativismo moral resulta, pues, autocontradictorio, y   ni siquiera sus defensores lo practican. En el fondo, al defenderlo quieren eludir el problema que se les presentaría si aceptaran la existencia de una ética natural, absoluta y universl, aunque sólo la podamos conocer de forma parcial o en líneas generales. Aceptarlo implicaría que tendría un valor similar a cualquier ley objetiva de la naturaleza , pero en este caso aplicada directamente a seres porsonales y conscintes ¿De dónde ha salido esa ley, quién la ha impuesto? Para quien no cree en Dios, un universo que en último término es irracional y que no sigue ningún plan,
no puede proveer de una ley ética que sea objetivamente vinculante para el ser humano.

Si creemos en Dios, solucionamos el problema. En último término Dios es el autor de todas las leyes, incluidas las éticas. El modelo teísta sigue siendo más sólido que el ateo.

 

Fuente

 

Argumento Etico

 

http://deismo.iespana.es/otrosargumentos.htm

Comentar este post